Artículos / Nutrición / Blog

Tips para beber más agua

agua / hábitos saludables / hidratación

¿Hay algún truco para beber más agua si te cuesta?

Coach anónimo

Todos nosotros hemos oído aquello de que “el agua es vida”. Puede sonar a tópico de anuncio, sin embargo, es una realidad científica. En este artículo te contaremos en qué consiste hidratarse, qué papel juega el agua en nuestro cuerpo y en nuestras funciones vitales y, además, te damos algunos trucos para que hidratarte sea más sencillo que nunca.

¿Qué significa mantenerse hidratado?

Entendemos por hidratación la acción de absorber líquidos de una manera continua. Este proceso lo podemos realizar a través de diversos medios; bebiendo o ingiriendo alimentos, por ejemplo. Mantenernos hidratados tiene la finalidad fisiológica de reemplazar los líquidos que de forma natural nuestro organismo va utilizando en los diferentes procesos que lleva a cabo. Estos procesos vitales no se detienen, ocurren incluso mientras dormimos, así que el gasto de líquidos es también constante y por ello debemos reponer reservas continuamente.

Es imprescindible ingerir líquido cuando hace más calor ya que parte de nuestra agua se pierde por sudoración.

¿Por qué es importante mantenerse hidratado?

Alrededor del 60 por ciento del total de nuestro organismo es agua. Este elemento juega un papel crucial en el funcionamiento de nuestro cuerpo y las distintas funciones que realiza constantemente. ¿Sabías que podemos sobrevivir durante tres semanas sin alimentarnos? Esta cifra -sorprendente ya de por sí-, se reduce a tan solo tres días cuando hablamos de la hidratación. Así que ya sabes qué contestar cuando te pregunten qué te llevarías a una isla desierta: agua potable.

Ya sabemos que la hidratación es crucial para mantenernos vivos, pero ¿cómo afectaría a nuestra salud una hidratación insuficiente?

Acumulación de toxinas. Las células de nuestro cuerpo necesitan que estemos hidratados para transportar las sustancias por nuestro organismo, también los desechos hacia los órganos encargados de gestionarlos.

Tránsito intestinal lento. El agua es de suma importancia para que se lleve a cabo la digestión de los alimentos y para la absorción de nutrientes y su distribución posterior. Cuando el organismo se encuentra deshidratado, el tránsito intestinal se vuelve lento y causa estreñimiento.

Presión arterial descontrolada. Conseguir un balance adecuado del agua en el cuerpo también es fundamental para mantener la presión arterial entre los límites normales.

Un cerebro “frito”. Mantenerse hidratado facilita la oxigenación de las células cerebrales y permite que el cerebro se mantenga activo para realizar todas sus acciones

Músculos y articulaciones “oxidadas”. El agua actua como un lubricante en la estructura muscular y en la estructura de las articulaciones. Por lo tanto, resulta imprescindible para que estas puedan llevar sus funciones adecuadamente.

Piel agrietada y áspera. Una buena hidratación se refleja también en nuestra piel, ayuda a conservar las células cutáneas en perfecto estado y conservar la flexibilidad, la suavidad y un color saludable

Hambre. La sensación de hambre se confunde con la sensación de sed en innumerables ocasiones , por lo que no estar hidratado puede conllevar a un aumento de la ingesta de alimentos y el consiguiente aumento de peso. Cuando tengas  hambre, bebe antes un vaso de agua.

8 consejos para beber más agua

Puede que, a pesar de ser conscientes de la necesidad de mantenernos hidratados, se nos haga cuesta arriba o las tareas diarias nos despiste y hagan que se nos olvide. Por ello, hoy os dejamos una serie de tips para que la hidratación no se nos haga bola.

  • Prepara aguas con sabores: añadir trozos o piel de frutas o hierbas aromáticas puede hacer que el agua sea más apetecible y te invitará a beber más. Puedes utilizar la fruta que más te guste, nosotros te recomendamos los cítricos como el limón o la naranja y, si además quieres darle un toque de color puedes probar con fresas o frutos rojos.
  • Poner recordatorios para que no pase demasiado tiempo sin beber agua. Administra tus alarmas a lo largo de la jornada de clase o durante el estudio por la tarde.
  • Lleva una botellita siempre contigo, así podrás rellenarla a medida que vayas bebiendo. Puedes optar por una botella reutilizable de aluminio y, de paso, evitarás el uso excesivo de plásticos. Ten esta botella siempre a mano, así cada vez que la veas te acordarás de beber.
  • Intenta beber un vaso de agua nada más despertarte. Para ello, prepáralo en la mesita de noche o al lado de la cama antes de ir a dormir. Comenzar el día hidratándote es una forma estupenda de hacerlo.
  • Las infusiones y los tés son también una buena alternativa para incrementar la ingesta de agua sin aportar calorías ni azúcares extra. Existen gran variedad de sabores y se pueden tomar frías o calientes.
  • Todas las frutas y verduras aportan ventajas a nuestro organismo, pero además algunas de ellas tienen un alto contenido en agua y te pueden ayudar en este proceso. La sandía, el melón, la piña o el melocotón son algunos ejemplos.
  • Elige comidas que contengan una mayor cantidad de agua; en verano opta por gazpachos y en invierno por sopas

Come siempre con agua y no la sustituyas por bebidas azucaradas.

Esperamos que estos consejos te ayuden a beber al menos 2 litros de agua al día sin problemas y, de esta forma, mantenerte perfectamente hidratado. Tampoco es bueno excederse: escucha a tu cuerpo y aprende a beber cuando este lo necesite.

¿Has aprendido algo con este artículo?

0 / 5. Recuento de votos: 0

Recuento de votos: 0