Dormir la siesta, un planazo

Inicio > Blog > > Dormir la siesta, un planazo

Equipo Stay Healthy

Artículos

Dormir la siesta, un planazo

Temática: Sueño -

Siesta, esa palabra mágica que a menudo se relaciona con holgazanería o con perder el tiempo. ¡Vamos a derribar mitos y descubrir por qué una siesta planificada puede ser nuestra aliada!                                      

¿Te han dicho alguna vez que la siesta es de vagos? Al contrario de lo que popularmente se cree, un breve descanso, ordenado y planificado, puede mejorar nuestra productividad y creatividad, ayudarnos a combatir la modorra y cargarnos de energía para seguir dando el 100×100 de nosotros.

Otro mito típico: nada de siestas o no dormirás por la noche. Es cierto que no se recomienda dormir por la tarde a aquellas personas con insomnio o dificultades de sueño, pero, para los que no tienen estos problemas, es difícil que un corto descanso a una hora prudente afecte a nuestro sueño nocturno. Son numerosos los estudios que nos enseñan que puede incluso regular los ciclos de sueño. Recalcamos la frase: descanso corto a una hora prudente (dormir 2 horas a las 18 de la tarde no cumpliría estos parámetros). 

Te damos algunos tips para saber cómo debemos hacer este descanso:

  • Debe tener la duración perfecta. Entre 20 y 30 minutos. Tiempo suficiente para alcanzar el “sueño ligero” (o power nap) que nos permite despertarnos sin estar aturdidos.
  • Un buen entorno. Tenemos que encontrar un lugar tranquilo, preferiblemente oscuro y fresco, para descansar. Tápate los ojos o usa tapones si lo crees necesario. 
  • Encontrar una posición cómoda. Nuestro cuerpo tiene que relajarse por completo. Hay que evitar posiciones incómodas que puedan traducirse en tortícolis o dolor de espalda. 
  • No despertarse bruscamente. Usemos una alarma tranquila o apps diseñadas para despertarnos poco a poco. 
  • Horario ideal. La hora en la que dormimos es también crucial. Se recomienda que sea después de la comida, entre la 13:00 y las 15:00, para no interferir con el ciclo de sueño nocturno.

No podemos olvidarnos que, como todo, el equilibrio es clave. Una siesta consciente y planificada puede ser esa herramienta que nos ayude durante el día. La próxima vez que sintamos esa pesadez post-almuerzo, busquemos un sitio acogedor y ¡a dormir!

Te animamos a leer este artículo de Quirónsalud donde nos hablan con más profundidad sobre el tema. Además, en Stay Healthy encontrarás este videoblog donde desmentimos más mitos sobre nuestro descanso nocturno.

¿Has aprendido algo con este artículo?

0 / 5. Recuento de votos: 0

Recuento de votos: 0